logo

Uso de la redonda

Versión 1.4. 2012-03-05

La letra redonda es la que tiene verticales la mayoría de los trazos rectos que van de arriba abajo, como los de las letras b, d, h, m, L, F, H, T, es decir, la que tiende a la verticalidad. Es la que se suele emplear en el texto principal, pues se considera la más legible.

La redonda en principio no tiene reglas específicas, pero a menudo se aplican recursos como la mayúscula, la cursiva o las comillas en casos donde no es realmente necesario. Estas reglas no son ortográficas, y por tanto lo establecido sobre la redonda en la Ortografía del 2010 de la RAE (Real Academia Española) y la Asale ha de entenderse como una mera orientación general destinada a textos generales.

Las directrices que siguen a continuación son, sobre todo, un recordatorio y, naturalmente, han de entenderse como orientativas, pues la ortotipografía debe ser flexible y adaptarse a las necesidades de cada escrito.

Como ejemplo de esta flexibilidad podemos pensar en las palabras yin y yang, que suelen aparecer unidas y que, de aplicarse las propuestas académicas con rigidez, se tendrían que escribir una en redonda y otra en cursiva; esta ruptura de la uniformidad no es deseable y se suele salvar dejando ambas palabras en redonda.

Usos básicos de la redonda

1. Los nombres propios y los títulos que se escriben con sus palabras con inicial mayúscula o que van entrecomillados, incluso si son de otras lenguas. Excepcionalmente, los nombres de las publicaciones periódicas y los sobrenombres combinan la cursiva y las mayúsculas iniciales.

La ponencia «CTAN progress report» fue breve

2. Las palabras latinas incorporadas al léxico español, aunque no las expresiones latinas:

El informe era un poco ad hoc, pero tuvo el plácet del director
Su curriculum vitae era muy bueno, pero había otro currículum aún mejor.

(Es una norma académica, que plantea problemas de uniformidad, como se puede comprobar en el segundo ejemplo.)

3. En nomenclatura zoológica y botánica, los nombres científicos de niveles superiores al género —aunque cada vez es más frecuente la cursiva—, las abreviaturas var., sp., subsp. y el nombre de autor o su abreviatura:

Pinophyta, Animalia, Cordada
Cichorium intybus var. foliosum Hegi.

4. Las siglas que designan conceptos comunes, aun cuando estén formadas a partir de otra lengua:

FM (‘frecuencia modulada’)
TDT (‘televisión digital terrestre’)
DEG (‘derechos espaciales de giro’)
CD-ROM (‘compact disc read-only memory’)
LED (‘light-emitting diode’)
SMS (‘short message system’)

5. Los nombres propios de otras lenguas, incluyendo los de instituciones y organismos, a menos que tengan que usar algún otro estilo por otra razón, así como sus siglas:

Bundestag, Hamás, Radiodiffusion-Télévision Française, RTF
Unesco, Palazzo Massimo alle Colonne, Neues Hoftheater
The Rolling Stones, la Staatskapelle de Dresde

Los nombres propios tienen cierto valor metalingüístico, por lo que la cursiva no se usa si se alude a ellos como palabras:

La persona que está sentada en la silla se llama María.
El objeto en el que está sentada María se llama silla.

6. Los títulos de los escritos sagrados y, en su caso, los libros de los que se componen:

Biblia, Vedas
Génesis, Epístolas a los Corintios

7. Las palabras que, aun siendo de origen extranjero, se ajustan a la ortografía del español (con la adición de una tilde, en su caso), tienen un uso asentado en escritos especializados, han incorporado algún sufijo español, están en un sistema de escritura que carece de cursiva o sirven de tratamiento:

newton (‘unidad de medida’), lied (‘canción’)
darwinismo, washingtoniano
En chino, 地 significa ‘tierra’.
club, réflex, airbag
Sir Alec Guinness, Madame Marie Curie

Casos especiales

Deben ir siempre en redonda, aunque el texto en el que van esté en cursiva, los simbolos matemáticos que representan funciones y operaciones concretas (como sen y lím) y los que tienen su propio signo (como + o ·), las cifras, los símbolos de las unidades, los paréntesis, los corchetes y las llaves:

Teorema 6.3. El seno de la suma de dos angulos es sen(2α) = 2 sen α cos α.
Un recipiente contiene H2 a 20 °C y 12,0 atm. Hállese la presión si se calienta a 75 °C.

En textos, párrafos o períodos íntegramente compuestos en cursiva, las funciones de la redonda y la cursiva se intercambian. Cuando lo que ha de ponerse en cursiva es un título de una obra que a su vez tiene originalmente una cursiva, esta última se reemplaza por comillas (o de lo contrario puede no quedar claro donde empieza o termina):

Acabé de leer Ensayos sobre «Lo que el viento se llevó» ayer mismo.

Terminología

La terminología especializada se tiene que basar a menudo en la incorporación de palabras de otras lenguas, bien porque se refieren a conceptos nuevos, bien porque son específicos de la cultura de origen o bien por su carácter diferenciador. En estos casos, lo normal es la cursiva, pero podria optarse por la redonda si se supone que con ello no se le plantean problemas de compresión al lector.

Entre estas palabras tenemos, por ejemplo:

  • Comidas y bebidas: whisky, sake, ratatouille niçoise, esqueixada.
  • Geografía: oblast, Land.
  • Economía, política y derecho: impeachment, caucus, tory.
  • Vestidos: burka, kimono, hwarot.
  • Artes: oriki, jazz, pietra serena, entrechat.
  • Deportes: bobsleighing, kayak
  • Lenguas y pueblos: xhosa, ngbandi, wa, inupiaq
  • Razas animales: bulldog, cornish, yorkshire, brahman

La extensión de la cursiva en estos grupos es bastante variable: en razas de animales es muy rara, en economía es bastante frecuente y las artes están en un punto medio.