logo

La RAE y los estándares internacionales
Tipografía y notaciones científicas

Nota. La Ortografía ya ha corregido algunos errores del DPD.

Las dificultades de la Real Academia Española para adaptarse a las normas internacionales son bien conocidas y el ejemplo más claro lo tenemos con el Sistema Internacional de Unidades (SI), que tardó casi medio siglo en adoptar. En la actualidad, por fortuna, la Academia ha abandonado su actitud de resistencia a dar por bueno lo que le venía de fuera y se ve una clara voluntad por ir recogiendo una serie de normas que ya son comunes en todo el mundo.

La Academia (en general, las academias de la lengua) es el organismo regulador de la lengua española. Este punto no se debe olvidar, porque la Academia no tiene la competencia para entrar en materias no lingüísticas y ha de ser, a lo sumo, un mero transmisor. Carecen de sentido los apartados del Diccionario panhispánico de dudas sobre los usos no lingüísticos de los símbolos, que tal vez se hayan incluido como orientativos, pero que en ningún caso deben de tomarse como normativos.

Por desgracia, La Academia no es buena transmisora. Aunque se vea la voluntad de adaptarse a las normas internacionales, no lo suelen hacer con acierto, tal vez porque realmente no llegan a entenderlas. Y no se les puede culpar por ello, porque tampoco tienen por qué entenderlas. Pero en tal caso, sería mejor que guardasen un prudente silencio en lugar de transmitir errores. Con todo, ese silencio no puede ser absoluto, porque los nombres de unidades, de grupos taxonómicos o de compuestos químicos han de tener su hueco en el Diccionario.

En esta página se señalarán las discrepancias entre lo establecido por la Academia y las normas internacionales. Naturalmente, no hay nada intrínsecamente incorrecto en preferir las normas académicas, pero en el mundo actual, cada vez más interconectado, las normas internacionales deben ser las preferidas, antes que los localismos.

Unidades

  • En el DRAE podemos ver que grado Celsius remite a grado centesimal. Obviaremos la definición incorrecta que se da para centrarnos en el hecho de que el SI rechaza explícitamente el nombre de grado centesimal. El nombre correcto de la unidad es grado Celsius.
  • En el DRAE se escribe newton en cursiva (y no es la única unidad). Esta grafía está en contradicción con lo establecido en el Sistema Internacional, que dice explícitamente que los nombres de las unidades han de considerarse nombres comunes (de cada lengua). Por tanto, son parte del léxico ordinario, con minúscula inicial, de redonda y con los acentos que les corresponda. Grafías como angstrom o siemens son contrarias a las normas, pues deberían ser ángstrom y siémens.
  • Por suerte, en la última edición del DRAE se han eliminado las referencias a una supuesta nomenclatura internacional de las unidades. No hay nombres internacionales de las unidades, y la norma ISO 80000 lo hace explícito: «unit names are language-dependent, but the symbols are international and the same in all languages». Por desgracia, la Academia ha dejado de adaptar los nombres de unidades, como se hace en otras lenguas, tal vez porque persiste la idea de que son internacionales.
  • En el Panhispánico (Símbolo, 1) se dice que los símbolos de unidades son un tipo de abreviación. El SI establece justo lo contrario: «Les symboles d’unités sont des entités mathématiques et pas des abréviations». La Academia quiere «lingüistizar» el formalismo matemático, lo que pone de manifiesto hasta qué punto no acaba de comprender su significado.
  • En el Panhispánico (Símbolo, 5a) da dos formas de escribir los grados de temperatura (se entiende que grados Celsius): 24° y 24 °C. La primera de ellas es incorrecta en el SI, pues el círculo voladito sin más es el símbolo de los grados de ángulo plano.

Taxonomía

  • En la entrada sobre mayúscula del Diccionario panhispánico de dudas se habla de nombres científicos latinos. Se trata de una redundancia, porque en taxonomía (botánica, zoología y bacteriología) los nombres científicos son siempre latinos. De la lectura de este apartado parece desprenderse que la Academia cree que los únicos nombres cientificos que van en latin son los genéricos, mientras que los de taxones superiores se traducen.

Tiempo

  • De nuevo en el Panhispánico leemos que las normas internacionales establecen que las fechas se escriben siempre en orden descendente y da el ejemplo: «1992 diciembre 31». No dice a qué norma ISO se refiere y por más que he buscado no he encontrado ninguna en la que se afirme tal cosa. La unica norma ISO referida a fechas que he encontrado es la 8601, pero sólo se aplica a las escritas completamente con cifras (como «1991-12-31»).

Google
Buscar en este sitio:

Compartir en digg Compartir en Googlebookmark Compartir en Yahoo Compartir en facebook Compartir en meneame

Wish List

Traducir

© 2000-2015
Javier Bezos
All Rights Reserved